Conoce cómo te volviste adicto al tabacoEscrito por Doctor Alberto Quirantes Hernández,,, –  Repasando cifras, en el mundo hay más exfumadores que fumadores de todas las edades, razas y condiciones sociales. Si la mayoría pudo darle la espalda al tabaco, ¿por qué tú no?…

Lo primero es tener un firme deseo de dejar de fumar. Después encontrar el cómo hacerlo (Foto: MedicalPress)

Tu adicción o dependencia al tabaco es provocada por la nicotina contenida en el humo de estos perversos y costosos enemigos. Secillamente quiere decir que no puedes dejar de fumar, a pesar del daño capaz de provocarte en tu propio organismo.

La nicotina genera cambios en tu cerebro temporalmente placenteros, estimulan el deseo de consumir tabaco y crea adicción.

Del otro lado, dejar de consumir tabaco puede provocar manifestaciones de abstinencia, entre ellas irritabilidad y ansiedad.  

Las consecuencias de los efectos tóxico del tabaco, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y cánceres variados son debido a otras múltimples sustancias, ninguna inofensiva, contenidas en este villano vegetal.

En este artículo te mostraremos los mecanismos cerebrales culpables de esta adicción y la forma de neutralizarlos para que dejes definitivamente esta mortal adicción. Sin importar durante cuánto tiempo fumaste, dejar de fumar puede mejorar notablemente tu salud física, psíquica y monetaria.

LOS PRIMEROS SÍNTOMAS DE LA ADICCIÓN

En muchos casos, el uso de cualquier cantidad de tabaco puede producir rápidamente una dependencia de la nicotina.

Entre los signos que indican que podrías tener una adicción se incluyen no poder dejar de fumar a pesar de varios intentos para dejarlo; sentir manifestaciones de abstinencia cuando lo has intentado como ansiedad, irritabilidad, inquietud, dificultad para concentrarte, depresión, frustración, ira, hambre desacostumbrada, insomnio, etcétera; no puedes dejar de fumar a pesar de tener problemas de salud en los pulmones o el corazón, abandonas actividades sociales o recreativas, incluso importantes reuniones, para poder fumar o es posible que dejes de ir a restaurantes, salas de concierto o teatros libres de humo o dejes de sociabilizar con algunos familiares o amigos porque no puedes fumar en esos lugares o situaciones, entre otros.

MECANISMOS CEREBRALES DE LA ADICCIÓN

La nicotina es el producto químico del tabaco que hace que no puedas dejar de fumar. La nicotina es muy adictiva cuando se incorpora al organismo a través de los pulmones mediante la inhalación del humo del tabaco; liberaste nicotina rápidamente en tu sangre y le permitiste que llegara a tu cerebro a los pocos segundos después de inhalar. En tu cerebro, la nicotina incrementa la liberación de productos químicos cerebrales llamados neurotransmisores; ellos, maligna y anómalamente, te ayudan a regular el ánimo y el comportamiento.

La dopamina, uno de estos neurotransmisores, se libera en el “centro de recompensa” de tu cerebro y produce mejoras en el ánimo y sensaciones placenteras. Experimentar estos efectos de la nicotina es lo que hace que el tabaco para ti sea tan adictivo y necesario.

La adicción a la nicotina incluye factores de comportamiento como son rutinas, hábitos y sentimientos junto con factores físicos. Estas vinculaciones de tu comportamiento con el acto de fumar pueden funcionar como detonantes por ser situaciones o sensaciones que activan un deseo intenso de consumir tabaco, aún si no has fumado durante un tiempo.

UN DISPARO MORTAL

Los comportamientos y disparadores que puedes asociar con el cigarrillo incluyen ciertos momentos del día, tales como bien temprano en la mañana con el café mañanero, después de las comidas o durante las pausas en el trabajo, cuando bebes alcohol, en ciertos lugares o con determinados amigos casi siempre fumadores, al hablar por teléfono, en situaciones estresantes o cuando te sientes deprimido, cuando observas o hueles un cigarrillo encendido e incluso un cenicero usado, cuando manejas…

¡Ojo! Para superar la dependencia del tabaco, debes volverte consciente de tus detonantes y desarrollar un plan para enfrentar los comportamientos y rutinas que asocias con el cigarrillo.

FACTORES DE RIESGO DE VOLVERTE UN ADICTO AL TABACO

Todas las personas fumadoras pueden tener algun factor de riesgo de desarrollar dependencia al tabaco. Entre ellos se incluyen el hogar y la influencia negativa de los padres fumadores. Los niños que se criaron en este ambiente tienen más probabilidades de convertirse en fumadores, así que ya lo saben los padres precavidos y amantes de sus hijos.

Los niños con amigos fumadores también tienen más probabilidades de probar el tabaco, posiblemente inducidos por ellos. La evidencia sugiere que los fumadores mostrados en las películas e Internet pueden incitar a los jóvenes a fumar por querer imitarlos.

La genética pudiera jugar su papel. La probabilidad de que comiences a fumar y continúes fumando puede ser, en parte, heredada; los factores genéticos pueden influir el modo en que los receptores de la superficie de las neuronas responden ante dosis altas de nicotina suministradas a través de cigarrillos.

La edad es muy importante en lo referido a la vigilancia, consejos y control sobre los menores. La mayoría de las personas comienza a fumar durante la niñez o la adolescencia. Cuanto más pronto comiences a fumar, más probabilidades tendrás de convertirte en un fumador habitual cuando seas adulto.

La depresión u otras enfermedades mentales muestran una asociación con el tabaquismo. Las personas que padecen depresión, esquizofrenia, trastorno de estrés postraumático u otras formas de enfermedades mentales tienen más probabilidades de convertirse en fumadores.

Quienes abusan del alcohol y las drogas ilegales tienen mayores posibilidades de convertirse en fumadores.

PARA SALIRTE DEL BACHE

Posiblemente no haya un fumador en el mundo que no desee liberarse de esta adicción. No es que no quieran, es que no pueden.

Pero, repasando cifras, en el mundo hay más exfumadores que fumadores de todas las edades, razas y condiciones sociales. Si la mayoría pudo darle la espalda al tabaco, ¿por qué tú no?

Lo primero es tener un firme deseo de dejar de fumar. Después encontrar el cómo hacerlo. Si intentaste dejar de fumar y no lo lograste, no estás solo. La mayoría de los fumadores realizan varios intentos para dejar de fumar antes de lograr una abstinencia estable, prolongada y definitiva.

Tienes muchas probabilidades de tener éxito si sigues un tratamiento que aborde los aspectos físicos y conductuales de la dependencia de la nicotina. El trabajo junto con un consejero que tenga una capacitación especial para ayudar a las personas a dejar de fumar, como puede ser un especialista en tratamientos antitabaco, aumentarán considerablemente la posibilidad de tener éxito definitivo.

Acude al Centro de Salud Mental de tu municipio para recibir ayuda para desarrollar un plan de tratamiento que te dé resultado. Ganarás en salud, en confianza en ti mismo y de paso es como si recibieras un nuevo y generoso salario por el dinero que vas a dejar de gastar en una adicción tan cara como peligrosa.

Consulte además

Fumadores sociales también en peligro

Cronología de los beneficios al dejar de fumar

Los cigarrillos electrónicos pueden provocar adicción al tabaco

Cómo eliminar una adicción

 

Fuente:

http://www.cubahora.cu/blogs/consultas-medicas/conoce-como-te-volviste-adicto-al-tabaco

 

MSc. Dr. Alberto Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente “Dr. Salvador Allende”
Ciudad de la Habana – Cuba
E. mail:
alberto.quirantes@infomed.sld.cu

 

 

Los comentarios están cerrados.

CONTÁCTENOS

Lizette Vila Espina

Lizette Vila Espina
Directora Proyecto Palomas

Telef Trabajo: 7879 0060
Telef Casa:     7836 4823
Móvil:               5 413 21 22
Fax :                7870 9523

e_mail:
                  palomas@icaic.cult.cu
                  vila@cubarte.cult.cu
                  lizettevila@gmail.com

Páginas Sociales
Calendario
Octubre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031